Transpirenaica en btt 2014. La preparación.

Ésta es una ruta que hasta hace unos años la veía como impensable para mí. Había abandonado el montar en bici y hace apenas siete años comenzaba a correr un poco en serio para luego, tras algunas molestias y pequeñas lesiones, pasar sin darme cuenta a la bicicleta, de aquí al cicloturismo y finalmente al cicloturismo de montaña, ahora en la modalidad simplista, ultraligera y minimalista.

Pues ha llegado el momento de acometer la Transpi y será este agosto, siguiendo los pasos de muchos que, a su vez, tuvieron como base la guía ya clásica de Jordi Laparra. Cuento con una preparación física a base de subir los picos que tengo cerca, correr entre semana y hacer algo de musculación del tren superior.

Como no dispongo de mucho tiempo para hacer la ruta la he planificado en diez etapas y seguiré el trazado de la travesía original descrita por Laparra con la única variante de Ordesa. Este parque nacional y las vistas desde Monte Perdido me impresionaron hace casi treinta años y tengo una ilusión enorme de pasar por allí. Me gustaría ascender a Monte Perdido, pero va a ser difícil, ya que tendría que desviarme de la ruta unos kilómetros para llegar al refugio de Góriz, y de ahí subir al pico desde donde se ven esos preciosos valles que nacen de allí … todo eso tras esconder la bicicleta (no se puede rodar dentro del parque) y recorrer a pie todo el trayecto. Y como digo, sacar tiempo de esos diez días va a ser muy difícil; tendría que encontrarme muy bien pedaleando y sin complicaciones meteorológicas … ya se verá. De cualquier forma, la Transpirenaica es un reto en mi recién cumplido medio siglo que exigirá un buen rendimiento físico, una meteorología benévola y mucha, mucha fuerza mental … ya veremos qué sale de esto.

Sólo he encontrado un sitio que relata la travesía en 10 etapas – el blog de Javitobike – y eso me contrarió un poco porque además dormían en alojamientos y yo no (lo que supone más peso, peor descanso y más riesgo de lluvia), pero me tranquilizaba pensando en la diferencia de peso que llevaré en comparación con la gente que hace la ruta en las clásicas 16 jornadas, y en que se pueden emplear más horas de pedaleo por la tarde, si las tormentas me lo permiten.

He intentado conseguir un compañero de ruta pero ha resultado imposible, ya que son muchos los factores que tienen que coincidir: fechas, familia, estado físico, forma de plantearse la ruta, comodidades-icomodidades, alojamientos, peso del equipaje … Estoy acostumbrado a viajar por montaña en soledad, pero la verdad es que por seguridad hubiera deseado un compañero; no obstante, esto no me quita nada de interés e ilusión.

La información la he sacado íntegramente de internet. Al principio intenté conseguir el libro de Laparra pero estaba agotado y la última edición varía sustancialmente el recorrido, por lo que empecé a investigar y encontré muchos sitios de interés, de los que destaco los siguientes blogs y webs: – Huesca en btt Zinaztli Javitobike Pablo Fernández Komando Kroketa José A. Tena Transpirinaica. Llevaré el track de Zinaztli (que parece bastante fiable y además hizo la misma variante que yo quiero hacer, la de Ordesa) y los waypoints de Pablo Fernández, también información sacada de las webs y relatos de muchos predecesores, alojamientos de la web Transpirinaica. (más que nada para emergencias, porque pararé en pocos) y perfiles sacados del track. Quiero dar las gracias a los que me han ayudado, en particular a Pablo y Zinaztli, no sólo por su gentileza en el contacto, también por la información que de manera desinteresada facilitan.

Por si falla la tecnología, llevo duplicados los mapas y ruta (mapa del gps y en móvil), los waypoints (en gps y en texto en el móvil, ya que los puntos marcan las intersecciones de caminos y hacia dónde hay que dirigirse … me sirve de rutómetro, salvando las diferencias). También llevo los perfiles con los principales pueblos en móvil y en papel plastificado para llevar en el manillar.

La travesía la planteo de forma ultraligera y minimalista, que es la filosofía de bicicleta que ahora llevo dentro. Pernoctaré en la montaña, y a pesar de ello trato de ahorrar el mayor peso posible de la bici y del equipaje, sin que suponga vaciar mis bolsillos. De hecho, mi bicicleta es muy sencilla y tiene unos componentes igual de sencillos, dándome unas buenas prestaciones en relación con el coste. La bicicleta la llevaré tal como la llevo todos los días, revisada, con un cambio de cable de freno trasero, de las zapatas y de la cubierta trasera, y con el añadido del sujetabultos y un portabidón extra.

El alojamiento será casi siempre el que me provean las montañas, salvo un par de días en campings o albergues para tener un aseo decente cada tres días o así (o tampoco, ya se verá), ya que el resto de días consistirá en un remojón arroyero. Conforme vaya transcurriendo cada día, tendré que ir calculando dónde dormir, a efectos de acabar a la mínima altura posible (700-1000 mts o menos si se puede), para mayor resguardo del frío y posibles tormentas.

La alimentación la haré sobre la marcha y procuraré llevar lo mínimo posible por el peso, generalmente frutos secos, pasas y chocolate, que es la relación peso/calorías más eficiente; no obstante, tendré que tener muy presente la cena y el desayuno, y que no en todos los tramos hay pueblos en los que abastecerse de alimentos que, seguro, serán contundentes (quizá unas 5.000 calorías/día). Cualquier cosa comestible del camino (fundamentalmente frutos) será para mi estómago … comida libre de peso. Para el agua llevo dos botellas de 1,5 litros que creo que serán suficientes incluso durmiendo en la montaña.

En cuanto a mecánica, llevaré las herramientas y repuestos básicos para solventar las averías más probables, quitándoles el peso innecesario o incluso fabricando el producto en sí para que resulte liviano, como es el caso del extractor o el portabultos. Igual que en el apartado de aseo no llevo gel (agüita fresca y arena o barro), en mecánica no llevo aceite de cadena, ya que, como en otras ocasiones, lo suplirá el aceite de oliva de una lata de sardinas, que es efectivo y no ocupa espacio ni peso, porque es comprar, comer y engrasar … mucha gente pensará que esto del peso es una obsesión … y lo es, jeje (lo de ir con horquilla rígida parece de risa, aunque no sólo es por peso).

En esta ruta saldré de Benalmádena en tren de cercanías hasta Málaga, de aquí en autobús hasta Barcelona, y desde aquí en tren regional hasta Llança, donde iniciaré la travesía. La vuelta será en bus desde Irún, con salidas diarias a medianoche.

 

Bicicleta

Es mi Rockrider 5.2 de 2007, con cuadro de aluminio y todos los componentes que traía, con algunas excepciones: la horquilla que llevo es una Surly rígida de Cromoly; no llevo desviador de platos (los platos son de 24 y 34); llevo cuatro piñones (13, 20, 26, 34); cubierta mixta delantera de 2.0 y taqueada rodadora de 2.0 atrás; el desviador de piñones es el Altus original; las ruedas originales (Rígida de 26″ estrecha de doble pared y 32 radios) de las que la llanta trasera empieza a pedir cambio; frenos V-Brake; el portabultos es la varilla de guardabarros que me apañé; y los componentes de la transmisión son los baratitos de Shinano de 8v; dos portabidones para albergar botellas de litro y medio; y pedales tradicionales.

montura

EQUIPAJE

 

Dormir

Saco ligero, saco-sábana ligero, tarp de 2 x 3 mts, esterilla parasol de coche, trozo de tela mosquitera, plástico fino de pintar de ferretería, varios clips, varias piquetas ligeras.

Dormir

Aseo-salud

Antiinflamatorio, Betadine, protector labial, desodorante, esponja pequeña, papel higiénico, pasta y cepillo de dientes, tiritas, peine, pastillas potabilizadoras.

Aseo-salud

Herramientas-repuestos

Aguja grande, hilo de coser, cuerda fina para coser, alambre grueso para cambiar de plato, inflador, bridas de plástico, cable de cambio, cámara, parches, pastillas de freno, cepillo de dientes para cadena, cinta americana, navaja ligera, desmontable de cubierta, patilla del desviador, extractor de cassette y radios ultraligero, gomillas de pelo, guantes de gasolinera, tres llaves allen ligeras, pinzas, tronchacadenas, eslabones de unión de cadena.

Herram-repuestos

Ropa (excepto lo puesto)

Calcetines gordos para dormir, malla corta, polar, sombrero rústico, guantes largos finos, poncho fino, bolsas para pies.

Ropa

Llevo puesto

Calcetines, camiseta manga larga, malla larga, casco, zapatillas de running.

Ropa puesta

Accesorios

Cerillas de emergencia, silbato, bolsa de plástico, bolsa estanca, móvil y cargador, gps y pilas, dinero y documentación, perfiles de etapas para manillar, riñonera, botellas para agua de 1,5 l. x2.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Otros para desechar en Llança

Plástico para embalaje, precinto, llave fija del 15.

-o0o-

1 de agosto… probando, probando.

Hoy he salido  a probar la bici revisada y con los cambios de cubierta trasera, pastillas de freno y cable de freno trasero. He hecho una salida de tres horas, recorriendo 42,6 kms y un desnivel positivo de unos 1700 mts. Este es más o menos el entrenamiento de bici que hago dos veces por semana, por el tiempo que dispongo.

Perfil

Como la cubierta trasera era de 1.50 y ahora le he “metido” 2.0 el cambio en la transmisión se iba a notar; pero la diferencia ha sido notable, más de lo esperado, ya que la cubierta al ser rodadora, es de perfil estrecho y muy alta, con lo que los desarrollos se me quedaban excesivamente largos. Yo, que estaba acostubrado a viajar por montaña con un sólo plato (generalmente el de 32) o a lo sumo llevar un plato pequeño para cambiar manualmente, según iniciaba la subida de hoy ya me daba cuenta del cambio brutal, y que el plato de 34 ya no me valdría como plato principal. Conforme subía, me empezaban a doler las piernas de llevar desarrollos largos, así que pasé al siguiente piñón y la cosa mejoraba mucho. En la primera subida ya había cambiado al plato pequeño, por probar los desarrollos, y el resultado ha sido espectacular. Con los saltos de piñón tan grandes que llevo el plato pequeño se va a convertir en la gran estrella del viaje y el grande seguramente acabará sólo para el llaneo. Al tener centrados los piñones en el cassette, el plato de 34 está alineado con el segundo piñón y el 24 con el tercero, por lo que cualquier combinación nunca maltratará la transmisión.

Con el cambio de plato todo ha encajado y las piernas han ido mucho mejor. La cubierta se comporta bien, aprecio  que rueda, pero en las subidas la he notado algo perezosa (seguramente por el nuevo diámetro), aunque quizá es una impresión errónea debido a la diferencia de diámetro tan grande con la de 1.50 – que además estaba gastada – y por tanto los desarrollos no son los mismos.

El resto de cosas ha ido bien, con excepción de un ruidillo continuo en los piñones, seguramente porque los llevo poco apretados por si tengo problemas y he de sacarlos (rotura de radios, principalmente). Tendré que apretarlos un poco.

Vista Noreste desde el Cerro del Moro

Vista Noreste desde el Cerro del Moro

Vista sur desde el Cerro del Moro

Vista sur desde el Cerro del Moro

-o0o-

3 de agosto… más pruebas.

Hoy ha sido una ruta parecida, algo más de tres horas y media, 48 kms y unos 1850 mts de desnivel positivo acumulado; si bien, he salido a la hora de más calor del día, ya que el objetivo principal era pasar calor con las mallas largas y camiseta de manga larga puestas. La camiseta, muy fina, blanca y transpirable, no me ha sofocado, evitándome la mayor parte de la radiación en los brazos sin necesidad de pringarme de crema protectora. En los anteriores viajes siempre llevaba crema, y en éste he decidido por primera vez no llevarla (de ahí llevar las prendas largas y sombrero rústico para cuando no sea necesario el casco). La prueba ha sido válida y evitaré esos manchurrones oscuros después de cada día, que además, no saldrían sin gel (que no llevo).

Screenshot - 03_08_2014 , 18_45_06

El recorrido, aunque duro por el calor, ha sido entretenido, y me he cruzado con muchos bikers (parece mentira con el calor que imperaba) y me he quedado un rato hablando con uno en la Fuente de Jarapalos.

Fuente de Jarapalos

Fuente de Jarapalos

Ha sido la última salida por pistas (me voy “por ahí” con la familia) y me siento con una preparación adecuada al tiempo del que disponía, pero suficiente (creo) para acometer la aventura si la metereología no me penaliza en exceso.

Vista del valle de Guadalhorce

Vista del valle de Guadalhorce

Anuncios
Publicado en Viajes | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Extractor de cassette y de radios de 11 gramos

Como quiera que el mes que viene tengo pensado hacer – por fin – la Transpirenaica en btt y tengo pocos días para hacerla, me he puesto manos a la obra con una herramienta que hacía tiempo que quería fabricar: un extractor de cassette ultraligero.

He empleado un viejo extractor de piñón de rosca y una tapa de cassette.

IMG10111_1024x768He rebajado la tapa, eliminando la rosca, y he cortado un círculo de unos 3-4 mm del extractor; los he soldado (a nivel de usuario chapu) y finalmente ha quedado fuerte. He rebajado la soldadura y así ha quedado:

IMG10112_1024x768Como se ve (más o menos) he aprovechado para que me sirva de llave de radios.

En total, ahora pesa sólo 11 gramos y lo podré llevar a cualquier lugar, aunque habrá que llevar el cassette algo flojo, porque el sistema de apertura con esta herramienta es emplear fuerza bruta con las pinzas que llevo o el punzón del tronchacadenas y una piedra … un poco rústico, pero es para una emergencia.

Probado y funciona (con el cassette no muy apretado).

Publicado en Bikepacking, Material | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Microaventura en supervivencia por el Parque Natural Montes de Málaga.

Escapada de 24 horas de duración en supervivencia realizada el 2 de marzo de 2014 en el parque natural de los Montes de Málaga. Salida a las 7:30 AM y llegada las 7:45 AM, 10 horas de pedaleo, 95 kilómetros – casi todo por pista de tierra- y 3.200 metros de desnivel positivo acumulado,con lluvia y barro de día, y viento nocturno. Para ello se ha limitado al extremo el peso: llevaba un kilo en una bolsa estanca ligera y una riñonera con algunas herramientas, bomba, gps, teléfono y poco más (otro medio kilo).

El track aquí.

La rodada empieza en el carril de los picapadreros. Comienzo una subida tranquila con la mente puesta en la vegetación, con cierto temor a no encontrar qué comer en mi primera salida con bici en supervivencia. Al cabo de una hora y media hallo un algarrobo e investigo; tan sólo encuentro dos trozos de algarroba del año pasado; más tarde encontraría otro algarrobo del que pude sacar otras cuatro o cinco algarrobas pequeñas, y en el mismo sitio hallo diente de león. No era mucho, pero la situación era ahora bien distinta: estaba en mi ruta y tenía comida, por lo que la sensación era de mucha seguridad, y tenía todo el día para seguir buscando al rodar.

Esta escapada no ha sido como el resto en que lo primordial era el paisaje. A esto, ahora se sumaba el observar la vegetación, lo animales e indicios de cualquier cosa que se transformara en calorías.

IMG10004_614x461

Málaga en la subida.

Paso en primer lugar por la llamada casa del boticario, en ruinas, y posteriormente por “La Buitrera”, un centro de recuperación de especies amenazadas. Tras unas rampas empinadas llego al hotel Humaina, una antigua hacienda a la que se accede en carretera por la Fuente de la Reina, zona por la que pasaría más tarde. Este hotel se autodenomina ecoartesano, por el cuidado del medio ambiente en todos sus servicios y actividades.

Junto al hotel se encuentra el área recreativa El Cerrado, lugar con todos los servicios, excepto agua tratada. Aquí tenía pensado parar, ya que comenzaba la lluvia, pero al no tener techo continué y al poco decidí seguir así, ya que no sentía frío ni tenía certeza de cuándo acabaría la lluvia, por lo que continuar no era mala opción; finalmente, fueron unas tres horas de lluvia continua, aunque fina.

IMG10008_614x461

El Cerrado.

El tiempo no dejaba ver bien la montaña, el mar y la ciudad, pero tiene su misterio un día amenazante.

IMG10011_614x461 IMG10009_614x461

IMG10016_614x461

IMG10023_614x461

Paso el mirador El Cochino, donde hay un jabalí hecho con hierro recogido del propio parque natural.

IMG10024_614x461

A continuación ruedo por la mina de agua de Las Contadoras y llego al cruce del Aula de la Naturaleza de igual nombre.

IMG10025_614x461

IMG10026_614x461

En este cruce de caminos tomo una de sus ramas para hacer una mini ruta circular…

IMG10028_461x614

Uno de los veinte o treinta almendros que tuve que comprobar para hallar uno sólo con almendras no amargas, no tóxicas. Me ayudaban mucho las flores típicas de la temporada en que estamos, pero aún así me las vi y me las deseé para encontrar ese único árbol que me dio las calorías que necesitaba. También buscaba bellotas – no quedaba ni una, pero a la tarde encontraría – y dientes de león.

IMG10029_614x461

IMG10031_614x461

Aquí me tomé unas seis o siete aceitunas; no más, pues podrían no venirme bien. A lo largo de todo el día he procurado comer en pequeñas cantidades para que mi estómago me avisase de algún problema.

IMG10034_614x461

IMG10036_614x461

En el área recreativa de Torrijos tampoco había agua tratada. Aquí encontré un naranjo que tenía los frutos más amargos que he probado nunca … ni se me ocurrió comer aquellas naranjas.

IMG10037_614x461

IMG10043_614x461

Al fondo la sierra de Mijas, cerca de casa.

IMG10044_614x461

Aquí, junto a unas ruinas, encontré un mandarino asilvestrado y varios almendros, todos amargos. Las mandarinas, enanas, estaban muy fuertes, ácidas, así que sólo me tomé tres y eché en la riñonera otras tres o cuatro. También había varias palmeras, de las que no pude conseguir dátiles. Me quedé un rato observando la ruina que en su día sería la vivienda de alguien, los restos de civilización,  los muros degradados y la tierra yerma. La sensación que tenía era similar a cuando camino por la calle y pienso en la historia que habrá detrás de cada persona con la que me cruzo.

Tras llegar de nuevo al cruce de Contadoras, tomo hacia el Norte y circulo las próximas horas por unas pistas con un paisaje espectacular… soy malagueño y no había pasado antes por aquí… esto es imperdonable. Ya había llovido suficiente como para que el barro frenase la bici y eso me hacía pensar, pues, a pesar de tener comida, el día continuaba amenazando lluvia y la siguiente jornada sería laboral. Lo bueno era que de momento no llovía y las zonas de más barro las pasaba algo rápido, para no frenarme en exceso. En realidad, el barro no era excesivo y me manejé bien con mi delgada rueda trasera.

Entro en la zona de vertientes del Norte, bonita, y me recuerdan a los dedos de la pata de un lagarto, por las forma de sus vaguadas y divisorias.

Como el gps lo llevo bajo de baterías, lo apago y me equivoco de pista; llego erróneamente a la carretera y tengo que dar media vuelta y recorrer unos dos kilómetros … grrrrr. Tomo la pista correcta por una pendiente de más del 20 %, desmontado, e inicio la zona Este de la ruta en dirección Sur: zona igual de bonita, pero empieza a llover de nuevo. Si ya había barro, ahora con la lluvia no veía bien por las gotas que se acumulan en los cristales de las gafas. Empiezo a dudar si podré terminar la ruta y a plantearme itinerarios alternativos para llegar a la carretera. Continuo con el gps apagado, sólo lo abro a veces para comprobar y grabar el recorrido, aunque fuese tan sólo en las intersecciones de caminos; si no, corría el riesgo de agotarse la batería y quedarme en medio de la nada, y sin mapa (error de bulto). Como un poco tozudo sí que soy, continué hasta que el recorrido me llevó a un tramo de carretera, y dudé,  pero al poco decidí continuar por tierra la ruta prevista. Sabía que el camino iba zigzagueante pero cercano a la carretera, que quedaba al Este, por lo que en caso de querer tomarla era cuestión de ir eligiendo las pistas que allí parecieran dirigirse, con el método prueba-fallo; lo malo sería el desgaste por caminos erróneos y el tiempo que perdiera.

Paso relativamente cerca de la zona de Torrijos – donde estuve por la mañana – y por el cruce de Contadoras, para después dirigirme a la Fuente de la Reina (primer sitio de agua potable, pero de verdad). A estas alturas, se agradece que el camino discurra por carretera durante unos kilómetros, pasando por las típicas ventas malagueñas de “los montes”, donde acudía de niño con mis padres a tomar media copita de vino dulce ( antes se permitía, jiji) y un buen “plato de los montes” (lomo adobado en manteca con patatas, huevo, pimiento y chorizo)… Venta Galwey, El Boticario, El Mijeño, etc.

IMG10047_614x461

Málaga atardeciendo, con los primeros y únicos rayos de sol de la jornada, y con lenguas de nubes procedentes del Estrecho de Gibraltar.

El objetivo estaba casi cumplido y sería muy raro no poder concluir el plan. Ya desciendo el último tramo y busco sitio apropiado para dormir. Lo haría no muy lejos del coche, para que un imprevisto no pudiera evitar mi trabajo del día siguiente.

Ceno dos bellotas, dos almendras pequeñas, una algarroba y una ensalada de diente de león con naranja ácida. La noche fue ventosa, pero al menos no llovió.

La verdad es que ni en la noche ni al despertar me notaba más cansado que otras rutas exigentes – o sea, estaba “hecho polvo” – , por lo que pienso que los alimentos que he tomado me han repuesto decentemente (las sales de las mandarinas, la grasa de los frutos secos y las aceitunas, y los hidratos de las algarrobas). En total, la comida del día ha consistido en unas seis algarrobas pequeñas, seis o siete mandarinas (como una mandarina grande de las normales), unas doce bellotas, sobre veinte almendras, unas quince hojas de diente de león, seis aceitunas y … ¡sorpresa! mi primer gusano. Tenía que llegar la prueba de fuego, y llegó, pero con cierta trampa: lo mezclé con un poco de algarroba, aunque se notó la diferencia, y no para bien.

El despertar fue agradable, como casi todo vivac, sin deseo de salir del saco porque se está muy a gusto. Me tomo unas bellotillas y hala, a pasar fresquete bajando hasta el coche.

Esta idea de la autosuficiencia surgió de plantearme un viaje de una semana por la Transnevada en este plan, que deseché por la falta de un compañero. Ya hice esta ruta hace año y medio, pero ahora pretendía autoabastecerme.

No es que con esta prueba de anteayer esté ya todo claro, ni mucho menos. Antes quizá haga la prueba de un fin de semana, o si me animo, finalmente una mini prueba por el terreno que vaya a discurrir la ruta, para observar, en general, su naturaleza. También quedarían otras cosas, como estudiar algo más lo que es comestible, practicar la recolección (encadenar varios días exige comer más de lo comido en esta microaventura), y sobre todo encontrar un compañero… ¡ay! ¡Qué difícil va a ser esto último!

Publicado en Bikepacking, Escapadas, Viajes | Etiquetado , , , , | 1 Comentario

Microaventura en supervivencia por el Parque Natural de los Montes de Málaga.

Escapada de 24 horas de duración en supervivencia realizada el 2 de marzo de 2014 en el parque natural de los Montes de Málaga. Salida a las 7:30 AM y llegada las 7:45 AM, 10 horas de pedaleo, 95 kilómetros – casi todo por pista de tierra- y 3.200 metros de desnivel positivo acumulado,con lluvia y barro de día, y viento nocturno. Para ello se ha limitado al extremo el peso: llevaba un kilo en una bolsa estanca ligera y una riñonera con algunas herramientas, bomba, gps, teléfono y poco más (otro medio kilo).

La rodada empieza en el carril de los picapadreros. Comienzo una subida tranquila con la mente puesta en la vegetación, con cierto temor a no encontrar qué comer en mi primera salida con bici en supervivencia. Al cabo de una hora y media hallo (…)

Ir al sitio.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Subir la altura del Everest en un edificio de Yorkshire. | Jon Maiden

(Artículo o microaventura en inglés) Traducir con Google

La subida de los 8848 metros de escalera supondría 79 ascensiones del edificio más alto de Yorkshire, Bridgewater Place, y un total de más de 41.000 peldaños. Una idea de microaventura que forma parte de sus diez 10 desafíos contra el cáncer.

Ir al sitio

Publicado en Microaventura | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Tres días a pie por el Lago Jorden | Ryan Jordan.

(Artículo o microaventura en inglés) Traducir con Google

(…) Puedo sentir el calor del fuego mágico en mí, y ¡madre mía, cómo me gusta! Eso, y saber que detrás de la niebla se encuentra uno de los más hermosos lagos azules en la Cordillera de Beartooth. Me sentía extraño (…)

Ir al sitio.

Publicado en Microaventura | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Cyclefar, un aventura en bici por la nieve.

(Artículo o microaventura en inglés) Traducir con Google

Una “locura” de aventura por la nieve en bicicleta de carretera.

Ir al sitio.

Publicado en Microaventura | Etiquetado , , , | Deja un comentario